“Dios, por favor no me dejes morir”. Ese fue el grito del soldado australiano Dillon Beatson, quien era ateo hasta el momento del accidente del helicóptero que volaba durante un ejercicio de entrenamiento cerca de Abu Dhabi, en los Emiratos Árabes Unidos, en septiembre de 2013.

“En ese accidente, llamé a Dios, le pregunté: ‘Dios, por favor no me dejes morir’. Y me confundió un poco, porque pensé, ‘¿Por qué iba a clamarle a Dios? No creo que Él sea real’ ”, dijo el soldado.

Beatson se bautizó en la Iglesia Católica en su infancia e incluso asistió a algunas celebraciones, pero fue un “ateo convencido” durante toda su adolescencia y edad adulta. “Antiteísta sería una mejor descripción de lo que era”, dijo.

Pensaba que creer en Dios era “una mierda” y que “todo el que cree en Él está creyendo en los cuentos de hadas”.

Aun así, el soldado Beatson clamó a Dios en los 10 segundos que tardó el helicóptero en estrellarse. “El helicóptero se estaba cayendo y me empujaron a la arena; las palas de la hélice estaban por todas partes; era muy alto, muy oscuro y polvoriento ”, relata.

El soldado Beatson se quedó dentro del helicóptero y sobrevivió. El hombre que estaba a su lado, sin embargo, fue arrojado del helicóptero y murió.

Después de sobrevivir al grave accidente, Beatson no pudo ignorar su clamor por Dios. En los meses y años que siguieron, comenzó un viaje para descubrir su propósito en la vida y esto finalmente lo llevó a un encuentro con Dios.

Viaje de fe

El soldado conoció a un hombre que se ofreció a llevarlo a un curso en la Iglesia Hillsong en Brisbane, Australia. Su vida cambió después de unos meses de estudio. “Fue increible. Conocí a algunos cristianos y tenía una buena base para Jesús y Su vida, y también para aprender acerca de la Biblia ”, dijo.

Desde entonces, el soldado Beatson ha crecido en su pasión por aprender más sobre la fe. Le movía el deseo de “compartir el amor” de Cristo con todos los que conocía.

“En cierto modo, siento que me robaron la infancia, que no pude crecer con el amor de Cristo y que no me podrían presentar muchas enseñanzas y morales desde una edad temprana”, dice. “Saber desde una edad temprana que Jesús está ahí y me ama, habría hecho una gran diferencia en mi vida”.

El soldado Beatson regresó al ejército en febrero y se unió a una comunidad católica.

“Dios realmente puso las medidas más duras en su lugar para que yo pasara de la raya, porque no quería ir [a Él] fácilmente”, reconoce Beatson. “Vivir una vida de pecado es divertido, no quieres cambiar eso. Pero algo dentro de ti sabe que tienes que cambiar ”.

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *