Un indio abandonó el hinduismo para entregar su vida a Jesús. La actitud le trajo muchos problemas, pero se mantuvo firme en su fe, a pesar de que pasó por varias dificultades e incluso torturas.

“Tengo 45 años y, no hace mucho, era el único cristiano en mi pueblo”, informa un residente de una región de la India .

El hombre dice que cuando fue descubierto como cristiano, todos estaban en su contra. “Bloquearon mi acceso al agua y dejaron de vender productos en nuestro mercado local”, dice.

“Cuando eso no me impidió adorar a Jesús, comenzaron a amenazar mi vida. Aun así, me negué a abandonar al Señor, entonces empezaron a torturarme ”, relata.

El hombre dice que tomó una decisión: comenzó a orar por las personas que lo perseguían. “Comencé a orar por mis vecinos, pidiéndole al Señor que cambiara sus corazones”, dice.

“Con el tiempo”, dice, “lentamente, mis vecinos comenzaron a permitirme el acceso al pozo de agua local y comenzaron a venderme comida en nuestro mercado”.

La nueva situación, luego de orar por sus vecinos y los que lo perseguían, le abrió oportunidades para tener más relaciones con estas personas.

“Mi comunicación con mis vecinos ha mejorado tanto que comencé a compartir el Evangelio con varios de ellos. Alabado sea el Señor, porque muchos se han arrepentido y se han vuelto a Jesús ”, testifica.

El hombre informa que todo ha cambiado. “Ahora es muy estable para mí en mi pueblo”, dice el indio que pide ayuda en oración “para que todos en mi pueblo y sus alrededores respondan al Evangelio”.

* El nombre ha sido retenido por razones de seguridad.

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *