Bloqueadores de la pubertad dificultan el crecimiento óseo de los niños

La semana pasada, una nueva investigación reveló lo que los médicos críticos con la medicina transgénero han estado diciendo durante años: medicamentos inhibidores de la pubertad, administrados para casos de disfunción de género, crecimiento óseo lento.

El estudio publicado por la revista científica PLOS One, que analizó los resultados a corto plazo de la “eliminación” de la pubertad entre los jóvenes de 12 a 15 años con disforia de género en el Reino Unido, encontró que los bloqueadores de la pubertad no alivian la angustia psicológica de los adolescentes.

En total, 44 niños se sometieron a tratamiento experimental en la única clínica de género en el Reino Unido. Al completar el proceso de bloqueo químico de la pubertad a los 16 años, los investigadores encontraron una “reducción del crecimiento” tanto en la altura como en la fuerza ósea.

Se necesitarán más investigaciones para decir si “la situación de los huesos debilitados es incluso irreversible”, dijeron los investigadores. “En ambos casos (altura y fortaleza ósea) hubo cierto crecimiento, pero menos de lo esperado durante esos años sin supresión hormonal”, afirma el artículo, publicado nueve años después del inicio de la investigación.

¿Hay un botón de pausa en el cuerpo humano?

En medio de la creciente visibilidad de las políticas y la legislación de identidad de género , los activistas transgénero dicen que tales drogas son un mero “botón de pausa” para darles a los niños más tiempo para decidir si proceder con una transición de género completa.

Esta transición incluye, además del tratamiento hormonal, varias cirugías cosméticas para que el cuerpo se parezca más al sexo opuesto. De los 44 niños, 43 optaron por el tratamiento conocido como “terapia hormonal cruzada”.

Cabe mencionar que uno de los medicamentos utilizados es Lupron, que está indicado de forma rutinaria para tratar el cáncer de próstata en hombres y la endometriosis en mujeres.

El Dr. Michael Biggs, de la Universidad de Oxford, criticó la metodología del estudio y encontró que los jóvenes que fueron evaluados no experimentaron “mejoría” en la disforia de género. “Esperábamos una gran respuesta positiva al placebo, ya que estos niños y sus padres estaban desesperados por obtener los medicamentos”, dijo.

Además, advirtió que en la clínica de género de Tavistock, los niños que fueron atendidos reportaron “autolesiones con estas drogas específicas”, y las niñas, en particular, tenían problemas emocionales e insatisfacción con sus cuerpos.

Hasta el momento, el tratamiento que se considera “autónomo” no ha presentado evidencia objetiva de que los beneficios superen los riesgos, como lo admitieron los propios autores en su planificación estadística. Recordando que las consecuencias son IRREVERSIBLES, tanto para la sexualidad como para la fertilidad.

El endocrinólogo pediátrico de Atlanta, Dr. Quentin Van Meter, protestó por el tratamiento: “Estás sacando calcio de los huesos de las niñas que no se puede introducir más tarde; los está poniendo en riesgo de osteoporosis. Además, le están quitando los ovarios y los testículos, que aún no han comenzado a madurar hasta la etapa de fertilidad ”, disparó.

Incluso con todas las críticas, la directora de Tavistock, la Dra. Polly Carmichael, quien formó parte del estudio, dice que la investigación muestra que “la experiencia del paciente con el bloqueador es globalmente positiva y no hubo eventos adversos inesperados”.

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *