“Jesús murió por mí” Estrella porno logra escapar de su batalla gracias a la misericordia de Dios

Joshua Broome quería morir. Después de alcanzar la fama en la industria del porno, cayó en espiral hacia un pozo de confusión, estaba al final de sí mismo y creía que no tenía un camino viable a seguir.

Para Broome, ver más allá de la niebla del presente parecía imposible. Después de años de emociones enterradas, la ex estrella de cine para adultos ya no pudo “La última escena que hice, estaba acostada en la cama”, dijo Broome recientemente al podcast “Let’s Talk Purity” . “Y yo pienso, ‘quiero morir. No tengo las agallas para suicidarme, pero cómo lo haría … Simplemente no quiero vivir más. No hay futuro, no hay nadie que se vaya a casar conmigo, no hay patrón que me contrate … Soy absolutamente inútil ‘”.

“La última escena que hice, estaba acostada en la cama”, dijo Broome recientemente al podcast “Let’s Talk Purity” . “Y yo pienso, ‘quiero morir. No tengo las agallas para suicidarme, pero cómo lo haría … Simplemente no quiero vivir más. No hay futuro, no hay nadie que se vaya a casar conmigo, no hay patrón que me contrate … Soy absolutamente inútil ‘”.

Pero en lugar de darse por vencido, Broome reunió el coraje para dejar la industria y reconstruir su vida y ahora es esposo, padre y pastor, desafiando audazmente las mentiras que se dijo a sí mismo en medio de su desesperación.

Broome le contó recientemente a los presentadores de “Let’s Talk Purity” , Richard y Brittni De La Mora, sobre su viaje hacia y desde el porno, y explicó que ingresó a la industria como lo hacen muchos otros: a través de un encuentro casual y pasos fortuitos y luego se encontró atrapado en un ciclo diabólico.

Broome comenzó a modelar cuando era un adolescente y se propuso triunfar en una ciudad como Los Ángeles o Nueva York. Se fue a California, pero se desvió al porno después de conocer a alguien que lo conectó con la industria.

Al principio, se mostró escéptico, pero por alguna razón aceptó actuar en su primera película para adultos.

“Es tan extraño. Mirando hacia atrás para ver quién soy y cómo me crió mi mamá, no sé cómo llegué al punto de cómo diría ‘sí’ a eso”, dijo Broome. “Todos somos vulnerables en un momento. Estaba en un pico de inseguridad y vi una oportunidad y alguien habló sobre mi debilidad y yo dije: ‘Seguro que haré esta’”.

Una vez hecho, pensó para sí mismo: “¿Qué acabo de hacer?” Pero por alguna razón, Broome continuó actuando en varios tipos de pornografía durante los siguientes años.

“No sé a dónde fueron cuatro años”, dijo.

Hubo señales a lo largo de la carrera de Broome que expusieron su batalla interna sobre lo que estaba haciendo, ya que a menudo regresaba a casa después de una sesión de fotos y una ducha, describiendo lo “repugnante” que se sentía, pero cómo no podía borrar todas esas emociones.

Broome ocultó su dolor a quienes lo rodeaban y se retiró de su familia y amigos, sin recibir más llamadas de su propia madre.

“Tuve que poner una fachada porque me dolía mucho”, dijo Broome. “Literalmente quería morir. … Estoy haciendo todo lo que puedo para enmascarar lo mucho que me duele “.

A medida que su dolor progresaba, también lo hacía su carrera. Broome dijo que finalmente estaba trabajando de 20 a 25 veces al mes.

“Fueron 20, 25 veces que fui a casa y me senté en la ducha y le recé al Dios que no sabía que dejaría de respirar”, dijo. “Nunca fue un acto íntimo. Era una transacción comercial que necesitaba usar drogas para poder hacer “.

Broome se preguntó por qué estaba tan vacío si tenía todo lo que pensó que siempre había querido. Un día, sin embargo, un encuentro casual con un cajero de banco lo cambió todo.

“Entré al banco y le entregué el cheque a la persona y lo depositaron”, recordó. “Y cuando me iba … me dijeron: ‘Joshua, ¿hay algo que pueda hacer por ti? … Joshua, ¿puedo ayudarte? ‘”

Fue un momento que sorprendió a Broome, ya que había pasado mucho tiempo desde que alguien lo llamó por su nombre real. Toda su vida había estado envuelta por su carrera y su identidad tóxica estaba intrínsecamente ligada a su nombre artístico.

“Me da escalofríos, porque había llegado al punto en que … no estaba interactuando con una persona que me llamaba por mi nombre real”, dijo. “No escuché mi nombre. Cuando el cajero del banco dijo mi nombre, rompió mi realidad y me asustó “.

Broome cruzó la calle corriendo hacia su apartamento y se miró detenidamente en el espejo.

“Simplemente lo perdí … ya no vi a ese actor”, dijo. “Vi a Joshua Broome”.

De repente se sintió abrumado por la emoción, al darse cuenta de todas las formas en que había abandonado a su familia y seres queridos. Y, en ese momento, decidió dejarlo todo atrás.

“Después de llorar y llorar y llorar, levanté el teléfono y llamé a todas las personas a las que necesitaba llamar y les dije: ‘Estoy fuera’”, dijo. “En unos días, me había ido”.

Durante los siguientes dos años, Broome trató de reconstruirse una vida para sí mismo. Comenzó a trabajar en un gimnasio e inicialmente mintió a todos los que conocía sobre su pasado. Finalmente, conoció a una chica en el gimnasio que le hizo dos preguntas: “¿Sabes quién es Dios?” Y “¿Tienes una relación con él?”.

Broome comenzó a asistir a la iglesia con ella, los dos se comprometieron más tarde y se casaron. Ahora, son padres amorosos y Broome, que alguna vez quiso morir, está completamente vivo, predicando y compartiendo la fe que ayudó a transformar su vida.

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *