Tendremos que huir al bosque, dice pastor acorralado por militares en Myanmar

Durante 4 meses, Myanmar ha estado bajo tensión por el golpe militar que derrocó a la líder Aung San Suu Kyi en febrero, poniendo fin a una década de gobierno civil.

El ataque militar comenzó después de que la Liga Nacional para la Democracia, encabezada por Suu Kyi, obtuviera una aplastante victoria en las elecciones generales de noviembre. Pero los militares afirmaron que las elecciones se vieron empañadas por un fraude.

Desde el golpe, la situación en el país ha sido de guerra civil, con ataques que han cobrado 802 muertos. La mayoría de las personas muertas eran manifestantes pacíficos contra los que apuntaban las fuerzas de seguridad del Estado.

En una entrevista exclusiva con Guiame , el pastor Asaph informa que el avance de las fuerzas militares hacia el interior, donde pastorea una pequeña iglesia, ha aterrorizado a residentes y cristianos.

“Estamos rodeados de militares y todo el mundo está muy asustado”, dice.

Las noticias actuales, según el pastor, informan cientos de muertes, iglesias invadidas y pastores llevados a prisión. “Hay guerra. Tarde o temprano tendremos que dejar nuestro pueblo y dirigirnos hacia el bosque ”, explica.

Asaph dice que no sabe cuánto tiempo más podrán permanecer en sus hogares. Dice que los cultos todavía continúan, pero eso es mientras no llegan los militares.

Habló de la dificultad de obtener alimentos y medicinas después del golpe. “Tendremos que huir y lo único que nos llevará para sobrevivir será arroz”, dice Asaph.

“Estas son las últimas noticias aquí. No sabemos qué pasará después ”, dice el pastor, mientras pide oración por su país.

El golpe más reciente de la iglesia se produjo en la fiesta de Corpus Christi, cuando el ejército de Myanmar disparó contra la Iglesia católica en el estado de Kayah. No se informó de víctimas, pero la iglesia sufrió daños importantes. Varias casas cercanas también resultaron dañadas durante el bombardeo, que comenzó en las primeras horas de la mañana.

El número de muertes de civiles registradas en Myanmar, en poco más de 100 días, es más alto que todos los demás conflictos del mundo en lo que va de año, excepto en Etiopía y Nigeria. Esto es más que Siria , Yemen, Afganistán y otros conflictos que a menudo aparecen en los titulares.

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *