Cristiano sentenciado a cadena perpetua por ‘blasfemar’ a Mahoma en Pakistán

Un tribunal de la ciudad de Rawalpindi, Pakistán , confirmó la cadena perpetua de Zafar Bhatti , un cristiano condenado por blasfemia incluso con pruebas manipuladas por la fiscalía.

Bhatti, de 56 años, fue sentenciado el 3 de mayo de 2017 a cadena perpetua, que en Pakistán dura 25 años, por enviar presuntamente mensajes de texto despectivos a Mahoma, el profeta del Islam. El cristiano continúa negando la acusación.

El pasado martes 22 de junio, un juez de Rawalpindi confirmó la condena de Bhatti, aunque las nuevas pruebas presentadas por la fiscalía no lo relacionan directamente con el presunto delito, según su abogado.

En un intento de convertir su cadena perpetua en una sentencia de muerte, el demandante, Ibrar Ahmed Khan, presentó una demanda en 2020 en el Tribunal Superior de Lahore solicitando un examen forense para recopilar los audios a través de compañías de telefonía celular con el fin de intentar establecer la participación directa de Bhatti en el mensajes, dijo el abogado Tahir Bashir.

La policía obtuvo muestras de audio de tres personas, incluido el propietario registrado del chip del teléfono, Ghazala Khan, que solía trabajar con Bhatti. Khan también fue arrestado y acusado de blasfemia en 2012.

En su juicio en abril de 2013, el juez del LHC Khalid Mehmood se negó a juzgarla y en su lugar trató de convencer al demandante de que la perdonara. Khan dijo que era inocente y que no quería el perdón, sino que lo liberaran por mérito.

El juez fue indulgente y le concedió la libertad bajo fianza. Murió en noviembre de 2016 de hepatitis C, a los 39 años.

Finalización del proceso

Bashir dijo que el 15 de abril, el juez del LHC Sadaqat Ali Khan devolvió el caso al juez de Rawalpindi, Sahibzada Naqeeb Sultan, con instrucciones de completar el examen de “nuevas pruebas” en un plazo de dos meses.

Durante el juicio inicial, el juez no quedó satisfecho con las pruebas para incriminar a Bhatti, quien fue condenado a cadena perpetua, aunque el castigo obligatorio por el delito es la muerte, dijo el abogado.

Los jueces de los tribunales inferiores dudan en tomar decisiones favorables sobre los acusados ​​de blasfemia y terminan trasladando el caso a los tribunales superiores. El abogado de Bhatti había presentado una apelación contra su condena en el Tribunal Superior de Lahore en 2017, pero la demanda se ha retrasado varias veces a lo largo de los años.

“Por otro lado, el LHC ordenó un reexamen de la evidencia en una sola solicitud por parte del demandante”, dijo. “Es lamentable que personas inocentes se vean obligadas a sufrir en prisión y sus apelaciones permanezcan pendientes en los tribunales superiores durante años”.

A pesar del “veredicto decepcionante” y las tácticas dilatorias, dijo que todavía espera que el LHC acepte su apelación y ordene la absolución de Bhatti.

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *