China refuerza el control fronterizo con Myanmar para contener la “infiltración” del cristianismo

Con el aumento de casos de Covid-19, China ha cerrado recientemente su frontera con Myanmar y está endureciendo los controles en la región fronteriza. El país comunista está levantando una cerca de alambre de púas de 600 metros entre Ruili, Lijiang y las montañas Gaoligong en la provincia suroeste de Yunnan. 

El fortalecimiento del control fronterizo es también una medida para contener la influencia del cristianismo, que ingresa por Myanmar. Un empresario de apellido Zhang explicó a International Christian Concern (ICC) que las minorías étnicas usan caminos menos conocidos desde la región fronteriza montañosa para ingresar a Myanmar con el fin de aprender más sobre religiones, como el cristianismo, prohibidas en la China comunista.

“Las minorías étnicas transfronterizas fueron de China a Myanmar, quizás para contrabandear bienes o para aprender sobre el cristianismo o el budismo. Algunos pasarían por los canales legales de inmigración y otros no, pero iban a Myanmar para asistir a seminarios ”, informó Zhang. 


China reforzó la frontera con Myanmar. (Foto: STR AFP / Archivo).

Continuó: “Por lo tanto, el muro fronterizo está bloqueando efectivamente las rutas utilizadas para la infiltración religiosa clandestina en China. Cuando las religiones extranjeras están predicando a la gente en China, al otro lado de la frontera de Myanmar, eso es una infiltración religiosa en el extranjero “.

El control cada vez más estricto de la frontera es también la última medida para dificultar el cruce ilegal de muchos chinos, según un residente de una ciudad fronteriza en Yunnan, de apellido Ma.

“Muchos chinos abandonan el país de esta manera sin documentos y cuando regresen también cruzarán ilegalmente”, dijo a Radio Free Asia. 

China también está construyendo muros a unos 800 kilómetros de la frontera entre la región de Xishuangbanna de Yunnan, Ruili y Lincang en un intento por evitar que los soldados birmanos, las milicias étnicas, las drogas y el contrabando de armas ingresen al país.

La preocupación del gobierno chino es que el comercio ilegal de armas podría fomentar el surgimiento de milicias chinas anticomunistas. Según Zhang, las milicias anticomunistas ya habían aparecido en el norte de Myanmar. 

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *