Pastor decide predicar en la calle después de que las personas no pueden ingresar a los servicios del hotel

Un gran incendio forestal afectó a Little Grand Rapids y Pauingassi First Nations, dos comunidades en Manitoba, Canadá . Cientos de personas tuvieron que ser evacuadas de sus hogares y trasladadas a hoteles en Winnipeg, donde han estado durante meses. Los incendios destruyeron las líneas de transmisión de energía, lo que dificultó el regreso de los residentes a sus hogares.

Toda esta situación promovió algunas reuniones. Las personas que vivían en el hotel expresaron su deseo de realizar un servicio de adoración, por lo que la Cruz Roja se puso en contacto con Encounter Life Ministries, una iglesia local para ayudarlos.

Cuando el pastor Marty McLean y otros ministros de la iglesia llegaron a la sala de conferencias del hotel, la encontraron casi vacía. Descubrieron que la mayoría de las personas no tenían códigos QR de vacunación Covid-19 , y el hotel no podía permitir que las personas ingresaran sin una prueba de vacunación.

“Pensamos rápido, dijimos ‘OK’ y nos pusimos en contacto con el gerente del hotel y él dijo que podíamos instalar [la estructura para el culto] afuera, así que en cuestión de 15 minutos quitamos el equipo e instalamos en el estacionamiento, convertida en iglesia ”, explicó el pastor.

Lo que podría haber parecido un obstáculo para algunos simplemente se convirtió en un pequeño desvío para McLean y su equipo.

“Sabes, simplemente yendo allí, creo que era mucho mejor estar realmente allí que ir a una sala de conferencias cerrada”, dijo el pastor. También dice que significó que muchas personas que quizás no habían asistido al servicio de la iglesia terminaron merodeando y escuchando música de adoración y la predicación del Evangelio .

La predicación se llevó a cabo con la ayuda de la pastora Hilda Leveque, quien compartió las buenas nuevas de Jesús con los presentes, tanto en inglés como en Ojibway. “Gracias a Dios por tocar la vida de las personas esta noche”, escribió Leveque en una publicación de Facebook el domingo por la noche.

“El equipo oró por las personas que se acercaron al altar en la calle. La música estaba tan ungida. Dios me abrió un camino cuando pensé que no podía estar allí. Dios creó una manera para que Encounter Life ministrara de una manera que nunca esperaron. Le doy toda la alabanza por lo que ha hecho esta noche. ¡Miiway! ”

El pastor McLean dice que no se sintió frustrado cuando le dijeron que sus planes para el servicio no funcionarían dentro del hotel como estaba planeado.

“¡Está bien! Voy a hacer como Jesús y voy a buscar una montaña para predicar”, decidió el pastor. Hablaron con la gerencia sobre el uso del estacionamiento y el personal del hotel ayudó al personal a desmantelar todo el equipo y encontrar enchufes eléctricos afuera.

McLean dice que incluso oró por algunos empleados del hotel que estaban presentes, que no tenían antecedentes cristianos y que estaban luchando en la vida. Y también tuvieron la oportunidad de orar por muchos otros.

“Hubo una gran respuesta cuando se trataba de decirle a la gente que si necesitaban oración, podían venir y orar”, dice McLean. “Creo que era algo que realmente necesitaban. Les trajo mucha esperanza y alegría”.

Se acaba de restablecer la energía eléctrica en las dos comunidades que se encuentran aproximadamente a 235 kilómetros al norte de Winnipeg. El pastor McLean les pide a las personas que oren por los miembros de la comunidad cuando finalmente regresen a casa.

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *