Mujeres cristianas son golpeadas por militantes budistas en Bangladesh

Un grupo de mujeres cristianas, de una iglesia local de Bangladesh , fueron golpeadas por militantes del grupo radical budista “Ejército Subterráneo”, según la ONG Mission Mais.

La iglesia local está compuesta por 20 familias del grupo Chakma, que estaban construyendo un templo en su aldea. La comunidad cristiana existe desde hace 10 años y se reunían para adorar en un pequeño cobertizo de hojalata, hasta entonces sin oposición de otras personas.

Pero cuando comenzaron a construir la iglesia, el “Ejército clandestino” comenzó a perseguir a los cristianos. Los militantes budistas rompieron las ventanas del templo y amenazaron con torturar y matar a los hombres de la congregación.

Así que los hombres cristianos huyeron y se escondieron en la selva durante muchas semanas. Solos y asustados, las mujeres y los niños de la iglesia decidieron esconderse juntos en una casa, por seguridad.

Un día, los radicales encontraron a las mujeres cristianas y las atacaron con palos, dejándolas gravemente heridas. Los budistas también robaron las casas vacías de los creyentes, llevándose sus cosechas y ganado.

Desde el ataque, los niños de la iglesia no han asistido a la escuela por razones de seguridad.

La ONG cristiana Misión Mais pide oración por las familias perseguidas para que se mantengan fuertes en su fe. Por los perseguidos para que conozcan el Evangelio y se arrepientan y para que se termine la construcción de la iglesia.

¿Cómo viven los cristianos en Bangladesh?

Bangladesh no es un buen lugar para las mujeres que eligen seguir a Cristo. Al declarar su nueva fe, pueden sufrir agresión sexual, violación y matrimonio forzado. En el lugar de trabajo y en las escuelas son discriminados y aislados.

Para los hombres que se convierten al cristianismo, la vida puede volverse más complicada. Como jefes de familia, siendo cristianos, quedan excluidos y pierden la custodia de los hijos que se quedan con sus familias musulmanas, según la ley. Además, pueden enfrentarse a torturas, amenazas de muerte, acusaciones falsas y encarcelamiento a causa de su fe.

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *