Entrenamiento para pastores en el Congo es interrumpido por tiroteo “la iglesia está traumatizada por la inseguridad”

Un entrenamiento para pastores organizado por la Misión Puertas Abiertas Congo fue interrumpido por un tiroteo en las inmediaciones del lugar donde se realizaba el curso centrado en el discipulado.

El ataque tuvo lugar en el estado de Kivu del Norte, en la República Democrática del Congo (RDC), según información de la oficina de prensa de la entidad misionera.

A la capacitación de pastores asistieron 65 personas, incluidos líderes y miembros de la iglesia, y a pesar del enfoque en el discipulado, los organizadores incluyeron un módulo sobre la persecución religiosa llamado “Mantenerse firmes a través de la tormenta”, ya que sintieron que los cristianos de la región no estaban preparados. por tal circunstancia.

“La enseñanza que recibimos aquí fortaleció nuestra confianza en Dios, nuestro creador, en todas las circunstancias”, comentó un pastor identificado solo como Kambale, hablando con Puertas Abiertas después del ataque.

La decisión de incluir un módulo sobre persecución religiosa estuvo motivada por la creciente participación de grupos extremistas musulmanes en la comunidad. Uno de estos grupos se autodenomina Fuerzas Democráticas Aliadas, conocidas por crueles matanzas y la creación de áreas de excepción en el territorio de Kivu del Norte y también en el estado de Ituri, en el este del Congo.

Puertas Abiertas informó que los cristianos son los más afectados por los ataques, a muchos les confiscan sus propiedades y, en los casos más extremos, los matan.

“La iglesia está traumatizada por los asesinatos recurrentes que ha presenciado. La inseguridad es intensa en áreas aisladas, alrededor del bosque, donde se ubican las fincas.
Las familias han sido desplazadas y las iglesias tienen más viudas y huérfanos de los que pueden ayudar; y sin poder atender las cosechas, el hambre ha aumentado. El crimen y la prostitución han aumentado, un ciclo que es difícil de romper”, dice el comunicado.

Los pastores del país dicen que además de las necesidades físicas, existe una gran necesidad espiritual, ya que muchos creyentes enfrentan traumas causados ​​por la persecución religiosa.

“Puertas Abiertas ha invertido en discipulado y formación para la persecución y también en la atención de emergencias”, añade el comunicado de la entidad.

El pastor Kambale cree que Dios mostró su fidelidad a través de las circunstancias: “La enseñanza llegó en el momento adecuado, cuando nuestra región comenzaba a experimentar el caos debido a los ataques. Vemos el entrenamiento como una provisión enviada por Dios para prepararnos. Estas situaciones ciertamente se repetirán, pero es esencial confiar en el Señor que promete que nunca nos abandonará ni nos olvidará, incluso en las aflicciones”.

“Aun en los momentos difíciles, nuestro Dios, el Altísimo, está con nosotros y nos regocijamos en Él. Nosotros también hemos sido animados a pasar más tiempo con el Señor. Recibimos un mensaje de los socios de Puertas Abiertas que nos dio consuelo y esperanza. Alabamos al Señor por el entrenamiento porque lo necesitábamos. Gracias por su ayuda que sostiene este proyecto, confiamos en el Señor que nos seguirá recordando”, concluyó.

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *