Cristiano en Myanmar dice: “Están saqueando los pueblos cristianos y matándonos como animales ”.

La religión dominante en Myanmar es el budismo, y segundo, porque el nacionalismo religioso es fuerte en el país , por lo que prevalece la paranoia dictatorial.

Cualquiera que se convierte del budismo al cristianismo es considerado un traidor al sistema de creencias que la gente ha conocido desde su nacimiento. En la mentalidad del liderazgo político , es necesario permanecer budista hasta el final de la vida.

Por tanto, no hay lugar para las familias cristianas y mucho menos para la predicación del Evangelio. Una de las formas más crueles de mostrar esto es negar el agua a los que creen en Jesús.

Un cristiano birmano identificado por “Tun Tun”, un nombre ficticio por razones de seguridad, expresó: “ ¿Cuándo terminará esta guerra? Vivimos como refugiados en una tierra extranjera”.

Explica que para no morir, los cristianos necesitan huir y que las condiciones de vida para ellos han sido las peores, incluida la falta de alimentos para sobrevivir.

Tun Tun es uno de los muchos cristianos que han sido desplazados por la guerra civil. Dijo que se siente frustrado y traumatizado . “Los recursos son escasos y no estamos huyendo por nuestra propia voluntad, sino por nuestra seguridad y la de nuestros familiares”, compartió.

El cristiano describió los últimos hechos: “Están saqueando los pueblos cristianos y matándonos como animales ”.

Paing es un socio local de Puertas Abiertas que dirige a los creyentes en la adoración. Él dijo: “Hay tres iglesias en las áreas cercanas, dos de ellas tienen impedimento para reunirse y la otra está muy lejos, y eso dificulta las reuniones”.

La solución fue empezar a adorar en los hogares, formando así la “iglesia doméstica”. Pero, confiesan, es triste mirar a su alrededor y ver iglesias quemadas y sus sueños destruidos, mientras que los templos budistas en la misma región permanecen intactos.

“Oremos por la seguridad de los creyentes en la región de Sagaing y el estado de Chin”, instó, y enfatizó que los desafíos que enfrenta la iglesia birmana son significativos.

A pesar de todo, el cristiano revela que su mayor pedido de oración ha sido respondido: la Iglesia de Cristo sigue creciendo en Myanmar. “ Los nuevos conversos han comenzado a llegar y estamos aumentando. Alabado sea Dios porque en verdad Él está obrando en todas las cosas para el bien de aquellos que lo aman.”

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *