Misioneros mueren ahogados tras ser arrojados desde un barco por musulmanes

Extremistas musulmanes mataron a cinco misioneros cristianos arrojándolos desde un bote al lago Kyoga en el centro de Uganda, informaron fuentes que colaboran con monitores de persecución religiosa internacional.

Los evangelistas de End Time Word Ministry viajaban el 10 de agosto desde el distrito de Nakasongola al distrito de Apac en un barco de transporte comercial con planes de plantar una iglesia en el área de Aduku.

El reporte fue realizado por un sobreviviente del ataque, identificado como Amos Kyakulaga, diácono de una iglesia en Namutumba que actuó como guía, según información del portal Morning Star News .

Amos dijo que los cinco evangelistas comenzaron a proclamar a Cristo a un grupo de 10 musulmanes con atuendos islámicos a bordo del barco: “En nuestro camino, Tonny Ankunda comenzó a predicar a la gente en el barco, lo que resultó en una gran discusión entre los musulmanes y los misioneros sobre la filiación de nuestro Señor Jesucristo”, dijo el diácono.

Agregó que uno de los musulmanes, identificado solo como Bashir, comenzó a amenazar a los cristianos: “Si siguen insistiendo en que Jesús es el Hijo de Dios, Alá los matará a todos”.

Los misioneros citaron las Escrituras, reiterando la filiación de Cristo y, según los más exaltados musulmanes, dijeron que debían renunciar a su fe en Cristo para no ser asesinados. Cuando los cinco misioneros se negaron a negar a Jesús, los musulmanes los agarraron y los empujaron fuera del bote uno por uno.

Amós señaló que aunque el lago tenía solo de 4 a 6 metros de profundidad, estaban a 200 metros de la orilla y los cinco cristianos se ahogaron. Los 10 musulmanes a bordo acordaron que los cristianos debían ser asesinados, y ni ellos ni el piloto del barco hicieron nada para intervenir, dijo el diácono.

Los musulmanes le preguntaron si era uno de los misioneros, y lo perdonaron cuando dijo que no formaba parte del equipo de plantación de iglesias. Cuando el barco atracó, tomó una motocicleta que los misioneros llevarían a la iglesia en Aduku, y un anciano obtuvo la ayuda de las autoridades locales y un grupo de pescadores para encontrar y sacar los cuerpos del lago.

Las víctimas fueron identificadas como Ankunda, de 44 años; Pedro Agaba, 28; Julieta Asaba, 39; Johnson Karungi, 27; y Julius Lweere, de 52 años. La policía se puso en contacto con los funcionarios del distrito de Nakasongola y los líderes de la iglesia, quienes enviaron a los misioneros para informar sobre la muerte.

Junto con Bashir, otros dos sospechosos fueron identificados como Jamil Budde y Juma de Nakasongola. La Constitución de Uganda y otras leyes prevén la libertad de religión, incluido el derecho a propagar la propia fe y cambiar de una religión a otra.

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *