Espíritu Santo más efectivo que antidepresivos

Un ensayo clínico, el primero de su tipo, demostró recientemente, que la meditación, es tan eficaz como un fármaco antidepresivo para tratar a las personas con trastornos de ansiedad.
Inadvertidamente, este estudio generó preguntas sobre el impacto de la espiritualidad centrada en Cristo que está en un nivel más alto que la simple práctica de la meditación.
Dado que vivir la vida en el Espíritu Santo es más poderoso que la meditación centrada en el ser humano o lo que se conoce como «intervención guiada basada en la atención plena», entonces es lógico deducir que aferrarse al poder sanador de Cristo a través de una relación con el Espíritu Santo, puede mostrar una eficacia aún mayor en la reducción de la ansiedad.

Ansiedad y Cristo

Los autores de este estudio clínico, que se publicó en JAMA Psychiatry, no intentaron insinuar un mensaje a través de los resultados de que las personas necesitan el Espíritu Santo para eliminar la ansiedad. Pero sí reveló una necesidad, una necesidad muy significativa, que a menudo se cubre con medicamentos antidepresivos.
¿Alguna vez te has preguntado qué pasaría si más personas entregaran sus corazones (ansiosos) a Cristo e invitaran al Espíritu Santo a sus vidas para una transformación de mentalidad para abordar su ansiedad? ¿Sería eso un paso adelante de la meditación?

Pero virtualmente no hay incentivos para que las instituciones establecidas de la sociedad recomienden, una vida llena del Espíritu como un medio para reducir la ansiedad.
En una era en la que las grandes farmacéuticas impulsan las drogas con fines de lucro, la mera sugerencia de que la meditación basada en la atención plena o la sumisión al Espíritu Santo por fe es tan efectiva o superior a las drogas que alteran el estado de ánimo suena como una «herejía» para el establecimiento médico.

Mentes llenas con la verdad de Cristo

Sin embargo, este nuevo estudio muestra claramente que el «pensamiento correcto» cambia la mentalidad ansiosa de una persona, desencadenando un cambio emocionalmente positivo y una liberación del miedo debilitante. La connotación subyacente es que, cuando una persona llena su mente
con la «verdad», los patrones de pensamiento habituales negativos se interrumpen, debilitan y, en última instancia, se reemplazan.
Los hallazgos del estudio clínico reflejan datos de 102 adultos tratados por su ansiedad con un programa de reducción del estrés basado en la atención plena (MBSR) y 106 pacientes que recibieron de 10 a 20 mg de Lexapro, un fármaco antidepresivo común que se introdujo por primera vez en el mercado en el finales de la década de 1980.

Ansiedad y Espíritu Santo

«Nuestro estudio proporciona evidencia para que los médicos, las aseguradoras y los sistemas de atención médica recomienden, incluyan y reembolsen la reducción del estrés basada en la atención plena como un tratamiento eficaz para los trastornos de ansiedad, porque muy pocos proveedores reembolsan actualmente la meditación de atención plena», dice la autora principal del estudio, Elizabeth Hoge, director  del Programa de Investigación de Trastornos de Ansiedad y profesor asociado de psiquiatría en la Universidad de Georgetown.

Si bien el mundo llega a la conclusión de este estudio clínico aleatorio de que la meditación puede ser la respuesta, los cristianos saben por experiencia que fluir en el poder del Espíritu Santo, es mucho más eficaz que la meditación, que suele ser transitoria y está sujeta a altibajos. por minuto.

La falta de un estudio que compare la «vida en el Espíritu» con los medicamentos antidepresivos, es evidente y posiblemente inviable según los métodos «científicos» actuales, pero las inferencias de un estudio clínico que compare la meditación con estos mismos medicamentos aún señalan el impacto que tiene la «verdad» en una persona.}

La verdad que se lleva tu ansiedad

Los autores del estudio explicaron: «Los patrones de pensamiento habituales problemáticos caracterizan los trastornos de ansiedad, y el entrenamiento de atención plena, enfoca específicamente la mente en el momento presente; por lo tanto, las personas practican ver los pensamientos y las sensaciones como fenómenos mentales, meramente transitorios y no necesariamente como reflejos precisos de la realidad».
El término «reflejos precisos de la realidad» es otra forma de decir «verdad». Centrarse en la verdad, o en un sentido bíblico, la Verdad, aleja los pensamientos que causan ansiedad, aumenta las experiencias espiritualmente edificantes y expone las mentiras que las fuerzas demoníacas flotan en la mente de las personas como una forma de controlarlas.

El miedo le da a una fuerza demoníaca un punto de apoyo en la vida de una persona, provocando un aumento de la ansiedad. Sólo puede ser combatido por la fe a través de la obra del Espíritu Santo.

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *