El pastor estaba ministrando durante un culto cuando el asalto fue anunciado por dos bandidos. Los chicos se arrepintieron y devolvieron los objetos.

El pastor, que prefirió no identificarse, dijo que estaba en la iglesia, en el barrio Jardins, cuando un dúo anunció el asalto. Su relato fue exhibido este jueves por el diario Noticias de la mañana RN, transmitido por TV Ponta Negra, filial del SBT.

“Yo dije a uno de ellos: ‘Ya tienes mi cartera, mi celular, deja el culto rodar tranquilo’. Comenzamos a hablar de Dios para él. Él dijo que quería hacerme una petición: ‘Ore por mí?’. “Yo puse la mano sobre su cabeza y empecé a orar”, contó el pastor.

La víctima observa que, en una situación como ésta, muchas personas podrían reaccionar agrediendo al criminal, pero él cree que esa actitud no valía la pena. “Yo ya sabía que Dios estaba operando en ese momento”, destacó.

“Oreí por él y, a la misma hora, él escondió el arma, me entregó el celular y la cartera y dijo: ‘Pastor, voy a hacer lo que usted me está pidiendo. “Yo voy a mi casa”.

El pastor afirma que, después de la oración, los asaltantes se fueron sin perturbar a los fieles presentes en el culto. A pesar del desenlace, hace un llamamiento a las autoridades por el aumento de la violencia en el barrio. “Somos víctimas, necesitamos el gobierno, necesitamos seguridad”, se desató.