Un estudiante de sexto grado de Ohio conocido como “John Doe” no se enfrentará a un castigo en el futuro por usar el pronombre “incorrecto” para un niño considerado transgénero, según el Liberty Counsel , un bufete de abogados de libertad religiosa.

El incidente que puso a “John” en problemas tuvo lugar en la clase de arte en mayo, cuando el alumno de sexto grado escuchó a algunas chicas hablar sobre el niño transgénero diciendo que estaba tomando hormonas femeninas y que más tarde le quitarían las partes masculinas, lo que lo hizo una mujer.

Fue entonces cuando el niño de 11 años, que considera al niño transgénero como un amigo, habló y dijo: “No. Él es un niño y no una niña”. Otros dos estudiantes varones estuvieron de acuerdo, y uno dijo que “eres lo que naciste”.

El profesor de arte escuchó parte de la conversación y reportó a los niños al subdirector. Eso llevó a que “John” fuera sacado de la clase de educación física y enviado a la oficina del director, una acción que lo avergonzó frente a sus amigos.

“John” dijo que le advirtieron que podría haber “consecuencias” si no usaba el pronombre “correcto” para referirse al amigo transgénero. Los otros muchachos aparentemente recibieron un castigo más severo porque el subdirector creía que estaban intimidando al niño transgénero.

En una carta al distrito escolar, Liberty Counsel solicitó que el distrito confirme que cualquier registro de disciplina haya sido eliminado del registro de “John” y atestigüe que ningún estudiante será castigado por expresar “desacuerdo respetuoso sobre el tema de reclamos transgénero de otros estudiantes”.

El bufete de abogados informa que el distrito escolar cumplió con su solicitud, diciendo que “la Junta de Educación no disciplina a los estudiantes por expresar desacuerdos respetuosos sobre ningún tema” y que no “obliga a ningún estudiante a usar un pronombre en particular”.

“Los estudiantes pueden compartir respetuosamente sus puntos de vista sin ser castigados”, dijo el fundador y presidente de Liberty Counsel, Mat Staver, en un comunicado de prensa. “Los administradores escolares se equivocaron al castigar a los estudiantes por expresar sus puntos de vista sobre algo evidentemente obvio. Las escuelas no pueden obligar a los estudiantes a mentir sobre la realidad objetiva”.

comments