Una joven, utilizada por el grupo terrorista Boko Haram, cometió un ataque suicida en medio de un parque abarrotado en el norte de Camerún , matando al menos a 15 personas, según los informes.

La explosión ocurrió en un parque público de la ciudad de Mozogo, en la zona de Mayo-Tsanaga de Camerún, el viernes pasado (8). Ocho niños de tres años o más se encontraban entre las víctimas, según UNICEF.

Antes de la explosión, los hombres de Boko Haram entraron en la ciudad y dispararon al azar en toda el área, según información de la organización internacional de vigilancia de la persecución de los Estados Unidos, ‘International Christian Concern’ (ICC). Muchos residentes corrieron al parque para esconderse, sin saber que Boko Haram tenía a una niña con un chaleco con bombas dentro del parque.

“Sigo profundamente preocupado por el creciente número de ataques contra civiles en las regiones del extremo norte, noroeste y suroeste de Camerún”, dijo la directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore, en un comunicado. “El aumento de la violencia ha agravado una crisis humanitaria nacional y ahora hay alrededor de 3,2 millones de niños necesitados en todo el país”.

No está claro si la joven se inmoló o fue forzada por Boko Haram .

“Con base en Nigeria, cerca de la frontera con Camerún, los terroristas de Boko Haram atacan regularmente a civiles y puestos militares en el norte de Camerún”, señaló Fore.

La CPI agregó que incluso con Nigeria, Níger, Chad y Camerún formando una coalición para combatir el terrorismo en sus áreas, Boko Haram aún no ha sido derrotado.

“Aunque las cuatro naciones trabajaron juntas como una coalición, no pudieron detener el ascenso de Boko Haram. El grupo, que alcanzó su punto máximo en 2015 pero perdió mucho en 2016 y 2017, ha vuelto a crecer. Con la incorporación de la facción ISWAP, el terrorismo en el norte de Nigeria es casi tan malo como en el apogeo de la insurgencia ”, explicó la organización en un texto sobre el caso.

Contexto

En todas las regiones de habla inglesa del noroeste y suroeste de Camerún, algunas comunidades agrícolas apoyan a los grupos rebeldes que comenzaron a luchar por la independencia en 2017 porque se sienten subrepresentados por el gobierno central de habla francesa.

En los últimos años, la lucha se ha extendido a las regiones anglófonas, con miles de muertos y algunas iglesias incautadas.

En abril de 2020, las autoridades de Camerún admitieron que soldados estuvieron involucrados en el asesinato de tres mujeres y 10 niños en un ataque a mediados de febrero en la provincia del noroeste, en el que murieron 21 personas y varias casas fueron saqueadas.

Después de alegar inicialmente que los cargos contra los soldados cómplices de la masacre del 13 y 14 de febrero en la aldea de Ngarbuh eran “falsos”, el gobierno de Camerún anunció que se estaba juzgando a tres soldados por su papel en la matanza de civiles inocentes y el incendio de casas. en la región de mayoría cristiana anglófona.

El gobierno dio a conocer los hallazgos de una comisión de investigación conjunta lanzada después de informes de que los soldados se unieron a los militantes de Fulani en un ataque nocturno que habría cobrado la vida de al menos 13 niños y una mujer embarazada.

El año pasado, Camerún se agregó a la lista anual Open Doors (EE. UU.), Que enumera los 50 países donde los cristianos son más perseguidos.

Camerún también está en la lista de los peores violadores de derechos humanos en 2020, según el grupo de derechos humanos de la ONU. Camerún torturó hasta la muerte al periodista Samuel Abuwe, masacró a escolares y amenazó a opositores políticos, señala la lista.

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *