Maestra lleva a miles de estudiantes a aceptar a Jesús alrededor del mundo

Una mujer de Virginia ve cómo su esfuerzo por conectar a los niños con la Palabra de Dios alcanza nuevas alturas. Lo que comenzó con un paseo de oración por una escuela pública es ahora el ministerio global “Biblias en las Escuelas”.

“Hola, mi nombre es Hannah Sailsbury, y soy maestra de primaria en Virginia en una escuela pública”, dice Sailsbury al comienzo de un video promocional publicado en YouTube.

CBN News se puso al día con Sailsbury por primera vez en 2019. Una maestra de escuela pública en ese momento, y dijo que Dios puso en su corazón donar Biblias a las bibliotecas escolares.

Oración respondida. “Comencé a caminar en oración alrededor de nuestra escuela, y al pasar por cada ventana , y oraba por mis compañeros de trabajo nombrando cada nombre”, dijo Sailsbury. “Y oraba por cada estudiante que ingresaba al centro educativo”.

“Y hubo un día en particular que oré para que el nombre de Jesús fuera mencionado en las aulas y pasillos de nuestra escuela”, continuó. “¡ Y su petición fue concedida mucho más de lo que había imaginado.

Esas formas más grandes incluyen la organización sin fines de lucro Bibles in Schools que fundó Sailsbury.

“Y Dios realmente me abrió los ojos para darme cuenta de que, si tenemos esta vieja Biblia en nuestra escuela, ¿cómo es que no tenemos una Biblia más atractiva que sea divertida, que tenga imágenes?”, pregunta en el vídeo promocional.

Ahora avanzamos para ver el impacto global del ministerio. Sailsbury dice que su organización ha proporcionado Biblias a más de 1.500 bibliotecas escolares en 43 estados. Además, Biblias en las Escuelas también ha llegado a seis países fuera de Estados Unidos.

“Hay un pastor en Sudáfrica, que escuchó sobre Biblias en las Escuelas a través de una entrevista del Club 700. Y dijo: ‘Quiero empezar donde vivo’”, explicó. “Él comenzó donando Biblias a una biblioteca pública, una preescolar y a una escuela”.

“¡Y está teniendo peticiones al igual que nosotros! Sólo han pasado dos años, pero los bibliotecarios nos escriben diciendo que quieren más copias porque es alta la demanda”, dijo Sailsbury a CBN News.

Hannah Sailsbury dice que la necesidad ha sido tan grande que renunció a la enseñanza para trabajar a tiempo completo en “Biblias en las escuelas”.

“Nunca imaginé dedicarme a esto a tiempo completo. Estaba haciendo esto porque vi a Dios moviéndose; lo vi trabajando”, compartió Sailsbury. “Y sabía que tenía que ser obediente a lo que Él había llamado en mi vida, y esto es lo que Él quería que hiciera. Y pude ver la necesidad”.

Una mujer llamada Abijah, de Kenia, también conoció el ministerio a través del programa The 700 Club de CBN. Los niños de un programa extraescolar necesitaban las Biblias.

“En realidad, casi todos ellos no tenían una Biblia, y yo solía clamar a Dios y preguntarme: ‘¿Cómo puedo hacer llegar las Biblias a estos niños?”, explicó Abijah en un vídeo. “Como ama de casa desde hace cinco años,  no tenía una fuente de ingresos y no sabía qué hacer. “Pero necesito Biblias para estos niños, así que se convirtió en un grito en mi corazón”, continuó.

“Ella se puso en contacto con nosotros, y por supuesto, mi pensamiento fue: ‘Bueno, ¿cómo vamos a llevar Biblias a Kenia?”dijo Sailsbury a CBN News. “Pero pudimos asociarnos con la Sociedad Bíblica, y su hermano condujo tres horas para conseguir las Biblias.

“Y donamos 50 Biblias atractivas a los estudiantes a los que ella enseña en un programa extraescolar”, continuó.

“Sorprendentemente, ella respondió”, dijo Abijah. “Eso me da mucha esperanza, y ahora el proceso ha comenzado, y el resto es historia”.

“Gracias por las Biblias”, exclamaron los niños en un vídeo, repitiendo Abijah. “Que Dios los bendiga”, continuó ella, seguida de los niños diciendo lo mismo.

Lectores agradecidos. Los niños en el extranjero no son los únicos que se benefician de “Biblias en las escuelas”.

“Mi historia favorita de la Biblia es cuando Jesús murió en la cruz por nosotros, y eso me hizo saber cómo Dios nos ama tanto”, dijo Anna Layton, que lee The Action Storybook Bible.

“Es más fácil para nosotros entender con esa Biblia de Acción porque la mayoría de las veces no podemos entender las palabras, así que las imágenes pueden ayudarnos”, explicó su hermana, Libby.

“Me gusta el arca de Noé”, dijo Londyn Ashley, que también lee la Biblia de cuentos. “Me gustan los dibujos cuando los animales iban en el barco”.

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *