YouTube cierra canal cristiano por considerar la oración por sanidad ‘una práctica engañosa’

El número de medios conservadores que se han convertido en blanco de algún tipo de censura en las plataformas sociales, como YouTube, ha ido creciendo rápidamente, víctimas de lo “políticamente correcto” que ha invertido contra la libertad religiosa en todo el mundo.

Recientemente, por ejemplo, la víctima más reciente fue el programa noruego Kanal 10 “We Pray for You”, que fue prohibido en YouTube tras advertirse que el contenido sería eliminado si no dejaba de seguir su propia orientación religiosa.

“El lunes pasado nos dijeron que si continuábamos transmitiendo el programa de oración, YouTube nos bloquearía. Eso significa que están cerrando todo nuestro canal de YouTube”, dijo Øyvind Rygg, gerente general de Kanal 10, según informó Dagen .

Los cristianos que dirigían el canal hicieron un trabajo de oración por los seguidores. El contenido se transmitía semanalmente y, mientras se transmitía, los presentadores rezaban en vivo por los pedidos que se hacían en los comentarios.

Con esto se abordaron varios temas, ya que las oraciones se realizaban de acuerdo a la necesidad del pedido. Según Rygg, este tipo de censura ya se está realizando “todas las semanas en congregaciones y grupos de oración y bíblicos de todo el país” en Noruega.

“Sentimos que somos discriminados cuando oramos por las personas. Creen que estamos lidiando con charlatanería (prácticas médicas sin evidencia o autorización profesional, etc.), pero no es así”, dijo Rygg.

Los dueños del canal conservador de YouTube creen que fueron censurados por la falsa acusación de “práctica engañosa” de oraciones a Dios pidiendo sanidad para los enfermos.

En sus políticas, la red social prohíbe “contenidos donde se hagan promesas poco realistas, como que los espectadores pueden ganar dinero rápidamente o que un tratamiento milagroso puede curar enfermedades crónicas”.

Rygg, sin embargo, explicó que hay una gran diferencia entre un acto de fe y la intención de engañar a la gente. “Creemos lo que dice la Biblia acerca de la curación, pero no prometemos nada en el nombre de Dios”, dice.

“Simplemente seguimos la Biblia y el cristianismo clásico. YouTube restringe una de las cosas más naturales del mundo a personas necesitadas”, lamenta el evangelista.

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *